domingo, 14 de julio de 2013

Simplemente, gracias.

Por siempre y para siempre seguiré siendo Spínola. Personas que dejaron huella y robaron para sí un trocito de mi corazón. Son tantos los momentos que se viven siendo de está gran familia... Hay personas que se quedan atrás en el camino, pero que continúan contigo, siempre. Es mi tercer año: brújula, horizonte, y Spínola. Nunca pensé que personas que conocería en ocho días me marcarían tanto el alma. Después están, claro, los que han estado conmigo desde el primero, esos son como hermanos. Es tener una razón para sobrellevar el curso. Todos y cada uno son especiales, a todos y a cada uno espero medio año con ansias de volverlos a abrazar, a decirles «te quiero»... Como en toda gran familia, cada uno tiene algo grande, todos somos diferentes: los naturalistas, los locos, los traviesos, el rapero, el delfín, las cantantes, las flamencas, los tratos, los bromistas, los deportistas, los ligones, los cariñosos, los ariscos... Aunque eso es precisamente lo que nos une; de todos y cada uno podemos sacar miles de cosas buenas, y cada persona forma tu alma, pone un ladrillo en tus recuerdos, edificando con los años una gran ciudad. Aunque sí algo tenemos todos en común, es que nos queremos. Estoy segura de que mas de uno piensa como yo, ¿No?
Espero con el corazón, que todos esos momentos, personas y recuerdos, risas y llantos, abrazos, te quieros y los «no te olvidaré» no se queden en un simple sueño: son pura realidad.
Solo deciros, gracias. Gracias por haber aparecido en mi vida, por haber dicho SÍ a todo esto, y por supuesto, por esa sonrisa que me habéis dedicado todos alguna vez y por habermr hecho ser feliz y sentirme especial al teneros conmigo. SOMOS SPÍNOLA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario